De fiesta en fiesta: los bailes chinos de Chile

Manuel Morales Requena

» Presentación de la obra

¿Cómo documentar y registrar una fiesta popular?. ¿Desde dónde observar y registrar para encontrar aquellos elementos centrales de la celebración?. La pasión, el fervor, el esfuerzo, la energía, la constricción, el desborde. ¿Pueden acaso capturarse en un instante, en una fracción de segundo, estas expresiones?. ¿Puede la historia y una práctica centenaria reducirse a una imagen?. ¿Esa imagen debe ser obturada en una cercanía o lejanía?. ¿Cuál es la forma de aproximarse hoy a las expresiones de religiosidad popular, a los ritos y fiestas populares del pueblo llano?. En estas imágenes experimentamos diversas formas de representar a estas tradiciones, pero todas parten de un mismo punto: la necesaria relación social con aquellos que son representados, el vínculo humano del compartir y discutir, del conversar y el estudiar. Comunicarse como un espacio de diálogo que nos permite crecer con el otro.

Los bailes chinos, devociones de trabajadores y pobres del campo y la ciudad, son ante todo una importante práctica cultural que marca un largo territorio que se extiende de Tarapacá a Santiago, y de mar hasta las provincias argentinas de San Juan y Cuyo. En algunos lugares esta tradición lleva siglos de historia, y en otros apenas con años que se cuentan con los dedos de una mano. Pero siempre los chinos, con su fe, cantos, pasos de baile y sonidos de flautas y tambores, van pulsando los ciclos que se viven en el territorio, en la economía, en la naturaleza, la cultura y la historia. Los ciclos de un ir y venir de la fiesta, de una repetición que pulsa vida, celebración que marca y refuerza los lazos de los parientes, los vecinos, los amigos y los peregrinos. Fortaleza que permite establecer un sentido de lo propio, de una comunidad que, siempre y reiteradamente, año tras año, encuentra en el convivir un espacio para el festejo.

  • Manuel Morales
  • Manuel Morales
  • Manuel Morales
  • Manuel Morales